Entrevista a Alejandro Cao de Benós

Amplia e interesantísima entrevista

* Alejandro, sé que andas ocupado, así que intentaré ser lo más oportuno posible en las preguntas, aunque la tarea no es nada fácil. Dinos, ¿quién es Alejandro Cao? ¿Cuál es tu trayectoria política y cómo llegaste a ser uno de los máximos representantes de Corea en el extranjero?


Nací en el 1974, con 13 años ya me interesaba más la política o la filosofía que jugar a fútbol. Cuando aprendí que el 80% del mundo vive explotado y en condiciones de miseria quería conocer el por qué de esa situación y cómo podía contribuir a solucionarlo. Esto me llevó al estudio de los clásicos del Marxismo y aprender de las experiencias en otros países. En mi juventud y mientras me formaba políticamente, la Perestroika hacía mella en todos los partidos de izquierdas que se apresuraban a retirar los retratos de Lenin y fustigarse por haber creído en el socialismo. Eran muy pocos los que en los 90 se atrevían con valor a llamarse ‘comunistas’ y no renegaban del pasado. Como no podía ser de otra forma, milité creyendo que compartiría la lucha por la revolución con otras personas de mi entorno. En esa época pasé por Izquierda Unida, PCE y PCPE (CJC). La desilusión fue total cuando tras aprender sobre la Idea Juche, en la sede del Partido prohibieron cualquier libro del Presidente Kim Il Sung o mención sobre Corea del Norte bajo amenaza de expulsión. Entonces decidí entregar mi carnet, coger los libros y marcharme hacia Corea, lucharía con mis camaradas allí bajo unos líderes que ya entonces consideraba el modelo a seguir.

Las actividades de la asociación, así como mis responsabilidades, se desarrollarían continuamente:

Conferencias, exposiciones, intercambios culturales y viajes. Mi ilusión era algún día poder trabajar para el Partido del Trabajo de Corea, ser un miembro del gobierno del pueblo y contribuir al máximo en la construcción de un nuevo modelo social y la defensa de la revolución. Este sueño parecía imposible incluso para mis camaradas en Pyongyang: ‘Alejandro, tú eres nuestro mejor amigo, pero no es posible integrarte en el Gobierno porque no has nacido en Corea’, respondí con una frase de nuestro Líder Kim Jong Il: ‘La palabra imposible no existe en la lengua Coreana’ (en referencia a que todo es posible si uno pone el empeño). Así en Febrero de 2002, se realizó una excepción a la Ley de la República y con la aprobación de nuestro Líder me convertiría en el primer y único nacido extranjero que trabaja para el gobierno de la RPDC. En concreto para el Comité de Relaciones Culturales, uno de los Ministerios más relevantes que se encarga de las relaciones internacionales, medios de comunicación, eventos diplomáticos, tratados culturales, científicos, deportivos, etc. Básicamente es el Ministerio que actúa como puerta de entrada a Corea.

* Tras tu experiencia y madurez política, ¿cómo ves el panorama español a nivel de partidos y organizaciones revolucionarias? ¿Cuál crees que puede ser un referente político en el futuro para la clase obrera del Estado Español?

Verdaderamente tengo esperanzas. Así como hasta el 2000 la situación política de izquierdas era totalmente desalentadora, falsa y acomodada, he notado un giro importante respecto a la nueva generación de jóvenes. La escasez de trabajo, los problemas sociales, están empujando a una parte de la sociedad a despertar, a observar la rutina diaria y darse cuenta que la casa pertenece al banco y el coche a la financiera. Que el ‘estado del bienestar’ es sólo para los ricos y que el capitalismo tiene fecha de caducidad muy próxima.

Lo que creo que falta es formación, unión y liderazgo. Al igual que un ejército no puede funcionar sin cadena de mando, un partido jamás puede llegar a la victoria sin un líder que sirva de ejemplo y cohesión al grupo. Esto es una idea clave que marcó el triunfo en Corea, y la resistencia del socialismo frente a la continua amenaza imperialista. Falta educación socialista, una parte de los jóvenes se mueven por ideales que justifican sus ganas de salir a la calle, de luchar contra lo establecido, pero que en el fondo carecen de estrategia de lucha y pragmatismo. El idealismo es necesario y es el motor, pero hay que saber cómo materializarlo. El fraccionalismo, el independentismo vacío de contenido sólo beneficia al enemigo.

Respecto a referentes, sugiero observar que la RPD de Corea jamás se convirtió en satélite de ninguna superpotencia socialista (URSS o China), que creó un socialismo a su propio estilo (sin copiarlo) y precisamente esa es la clave de su éxito. España debe crear su propio socialismo basado en la cultura y deseo de sus ciudadanos.

El futuro está en las manos del pueblo. Cuando se den las condiciones adecuadas para la revolución y surja un Partido que sepa agrupar ese sentir, el socialismo será posible.

* ¿Y respecto a la izquierda internacional, qué opinas? ¿Cuáles son tus expectativas sobre los procesos latinoamericanos (Cuba, Venezuela, etc.)?

Desde luego que es mejor que exista algún proceso progresista, que ningún proceso. Pero personalmente no estoy de acuerdo que cualquier país que desee el socialismo y llegue al poder, después de varios años permita que sigan existiendo empresas privadas, grandes diferencias sociales, corrupción generalizada en el ejército o un alto nivel de criminalidad en las calles.

Conozco a bastantes personalidades (Embajadores, Senadores, Parlamentarios, Ministros) que están en el gobierno de varias de esas naciones, he compartido discursos, conversaciones y un buen rato con ellos (antes y después de llegar al poder). Al preguntarles por qué el discurso revolucionario no se llevó a la práctica, la respuesta suele ser del tipo… ‘Donde dije digo, digo Diego…’

* ¿Cuáles crees que son los factores externos más importantes en lo que concierne al aislamiento internacional de Corea del Norte?

La gran diferencia cultural, los bloqueos contínuos desde la creación del país en 1948, la falta de interés en conocer la realidad por uno mismo y no a través de un medio propagandístico capitalista.

* ¿Cuál crees, respecto al aislamiento internacional, que es la tarea del revolucionario de a pie, a la hora de ayudar a intentar romper el bloqueo?

Conocer la revolución en Corea, entendiendo que es un pais cultural y socialmente muy diferente al occidente que conocemos, y apoyar su construcción socialista en todos los foros públicos posibles.

Si dedicara un sólo minuto a responder a todas las barbaridades y propaganda que genera la maquinaria mediática cada día contra Corea, no tendría tiempo de hacer nada más. En estos momentos no podemos luchar contra las ondas de BBC o CNN, pero sí podemos alzar nuestra pequeña voz y permitir que la persona inteligente pueda conocer ambas versiones y decidir por sí misma.

* ¿Qué es la Asociación de Amigos con Corea y cómo surgió la idea? ¿Cómo podemos ponernos en contacto con la asociación?

La Asociación de Amistad con Corea (KFA) surge tras recibir cientos de cartas internacionales de personas interesadas en crear un grupo cultural de apoyo y solidaridad con Corea. En breve cumplimos nuestros primeros 10 años de historia. Contamos con más de 9000 miembros en 120 países del mundo.

En el caso de ser residente en territorio español, podéis contactar con nuestro Delegado, Trever Aritz, en el e-mail spain@korea-dpr.com

En Catalunya o Euskal Herria tenemos también delegados de Zona.

* ¿Cómo definirías la idea Juche en pocas palabras respecto al marxismo-leninismo “ortodoxo” (sin las connotaciones peyorativas que revisionistas intentan aplicar a esta palabra): diferencias, semejanzas, etc.?

A grandes rasgos, Juche signifia que el hombre es el dueño de su propio destino y puede transformar la naturaleza que le rodea. Es el socialismo al estilo coreano y tiene bastantes diferencias con el marxismo-leninismo. No se trata de una ‘rama’ sino de una idea nueva creada por el Gran Líder Kim Il Sung.

Dos ejemplos claros son: la inclusión de elementos tradicionales budistas y espirituales dentro del ideal socialista y el reconocimiento a los intelectuales como parte protagonista de la revolución junto a obreros y campesinos (El símbolo del PTC no es sólo hoz y martillo, sino que también incluye el pincel).

* ¿Cómo funciona el sistema político norcoreano en rasgos generales y, por ejemplo, a la hora de elegir un cargo o un representante? ¿Se respeta el centralismo democrático o como dicen se trata de una dinastía dictatorial cuya burocracia se autoerige como élite?

Los candidatos son propuestos por consenso general en cada zona, luego son votados o rechazados de forma democrática en elecciones generales (mayoría de edad a los 17 años). Lo de dinastía ‘dictatorial’ es simplemente ignorancia sobre la historia y realidad del país. Nuestro Líder Kim Jong Il debe ser refrendado en todas sus posiciones cada 4 años.

* ¿Qué aspecto positivo destacarías de la sociedad norcoreana? Por ejemplo, un aspecto positivo de la sociedad cubana sería su nivel cultural.

Hay muchos pero el principal es la unión de la sociedad entorno a su idea.

* Mucho se sabe de los supuestos errores y de las supuestas aberraciones que se cometen en Corea del Norte, pero poco acerca de sus verdaderos logros. ¿Cuáles destacarías en estos más de sesenta años de socialismo?

La eliminación de muchas enfermedades sociales que creemos no erradicables, como la prostitución, drogadicción, corrupción o la diferencia de clases. Que el estado asegure la vida de todo el pueblo proporcionando vivienda, sanidad y educación de forma gratuita.

* Para la izquierda equidistante y comeflores, una de las principales lacras de Corea del Norte es el apoyo y la inversión en el ejército militar. No entienden que es un país amenazado y bloqueado por los Estados Unidos, y que si no fuera por su férrea defensa, es muy probable que ya hubiera sido invadido. ¿Qué les dirías a estos personajes y cómo justificarías, por decirlo de alguna manera, la faceta militar de Corea del Norte? Algunos incluso afirman que la función del ejército es reprimir a la propia población norcoreana, ya que se supone que ésta está en descontento con la “dictadura”.

Corea del Norte no podría enarbolar la bandera del socialismo si ésta no estuviera protegida por las armas. Es de un infantilismo total creer que el capital se va a quedar de brazos cruzados permitiendo que la revolución avance.

La política SONGUN de priorización militar es la garantía de vida de la historia, cultura y desarrollo en Corea. Sin ella el país hubiera sido invadido desde que la administración Clinton desarrolló su plan de ataque nuclear táctico. En cambio los EE.UU. mudaron de opinión y se apresuraron en firmar el acuerdo de Ginebra del 94 tan pronto como la CIA confirmó que teníamos armas nucleares. En este caso quedó confirmado que las armas garantizan la paz, sin ellas centenares de miles de personas hubieran muerto.

Menos suerte tuvieron en Iraq. A los que creen que el país y la identidad se defiende con girasoles, se tendrían que ir allí para ver el sufrimiento de su población y recordar que nadie (ni la ONU, ni las manifestaciones) pueden parar los intereses de las multinacionales.

Todo la sociedad en Corea es un ejército. Desde el niño al adulto, cada uno tiene su papel en la defensa del país. Con 1 millón de soldados regulares y 6 millones de milicia, ¿cómo se utiliza el ejercito para reprimir a la población? ¿Es que se auto-reprimen ellos mismos?

El ejército es parte de la propia familia y todo el mundo tiene uno o varios miembros sirviendo. En la sociedad norcoreana es un honor poder decir que uno forma parte de él, además no participan tan sólo en la defensa sino en la construcción del país. En el 2012 los soldados acabarán varias centrales hidroeléctricas y 150.000 nuevas viviendas para entregar a los ciudadanos.

Me cansan la política de salón y los que creen que, como me decía un buen amigo, la revolución consiste en hacer fiestas, beber litronas y tocar la flauta.

* Otro de los aspectos más negativos que destacan los contrarrevolucionarios de Corea del Norte, es el famoso “culto al líder”. ¿Cómo se podría explicar este fenómeno de la sociedad norcoreana? ¿Es cierto que todos los ciudadanos se han de arrodillar ante estatuas de Kim Il Sung o que, por ejemplo, deben llevar insignias del mismo, o simplemente se trata de un acto de respecto?

Nadie se arrodilla ante la estatua del Líder y nadie tiene que inclinarse ante todos sus retratos.

La insignia del Líder no se puede comprar ni vender. Se entrega de corazón a corazón entre camaradas, cuando uno ha acumulado méritos en la política y su trabajo. Nadie está obligado a llevarla.

Durante las festividades nacionales, los ciudadanos depositan flores y se inclinan ante su estatua para recordarle.

El Líder más que una figura de autoridad, en Corea es considerado como un padre para todos. Por eso se le quiere y respeta tanto. Es importante aquí conocer las diferencias entre Asia y Europa, la influencia Confucionista, budista y sobretodo la tradición Coreana de respeto y buena maneras.

No es posible conocer Corea desde el prisma de una cultura totalmente ajena. Hay personas que viajan a la otra punta del mundo y todavía pretenden llevarse el jamón sobre el hombro. Para entender otras culturas hay que adaptarse a ellas y vivir con su gente.

* ¿Cómo es la relación con Corea del Sur y qué opina el pueblo y el gobierno norcoreano sobre una posible reunificación de Corea?

La relación con Corea del Sur ha sido muy buena hasta hace un par de años. La reunificación basada en un modelo confederal daba pasos de gigante y Corea se habría unido en unos 15 años.

El problema es que actualmente existe un gobierno ultraconservador y pro-americano (Lee Myung Bak), que ha destruido todos los acuerdos y avances durante las dos anteriores administraciones (Roh Moo Hyun y el premio nobel Kim Dae Jung).

Desde la separación artificial creada por los EE.UU. tras la segunda guerra mundial, el Norte siempre ha intentado la reunificación con el Sur, pero hasta ahora no ha sido posible debido a las bases militares e intereses norteamericanos en la zona.

En la RPD de Corea, todos los ciudadanos consideran al los del Sur como ‘hermanos’. Y desean la reunificación respetando la idea de ‘un páis, dos sistemas’.

Corea del Norte nunca aceptará una ‘absorción’ a la alemana.

* Practicando la autocrítica -como buen comunista, pero de manera respetuosa y sin servir de carne de cañón para el imperialismo, como sirven algunos “revolucionarios”-, ¿cuáles crees que son los principales problemas sociales, económicos y políticos del país, y cómo ves el futuro de Corea del Norte?

Creo que tenemos dos problemas importantes a resolver:

Uno es la burocracia. Los procedimientos internos son muy complicados, anticuados y en ocasiones ineficaces. Esto genera retrasos en el desarrollo del país. Hay una gran diferencia entre los veteranos del Partido y la nueva generación, educada entre ordenadores, que está ayudando a solventar este aspecto.

Otro es la comunicación. Corea siempre habla en su propia forma y lenguaje, haciéndolo incomprensible/indigerible para el exterior. Digamos que los Coreanos en la RPDC no entienden la mentalidad occidental. Asimismo los extranjeros tienen una opinión tergiversada y mucha dificultad para acercarse a Corea, ya que el país está blindado. Cuando se cierran las puertas prevenimos cualquier intrusión negativa exterior, pero también evitamos que la gente pueda conocer Corea o desarrollar nuevos proyectos.

En estos asuntos hago lo posible por utilizar mi experiencia para ayudar a mejorar el país, y aunque siempre cuesta innovar, recibo el apoyo contínuo de nuestro Líder y los camaradas que trabajan conmigo.

El futuro es brillante. La RPDC ya es indudablemente una gran potencia política y militar, ahora queda desarrollar la economía y ya se han preparado las bases industriales para ello. Certificaremos que el socialismo es superior al capitalismo también en desarrollo económico y bienestar. Sin traicionar un ápice los principios de la revolución coreana, y siendo el estado representante del pueblo y dueño de los medios de producción, generaremos calidad de vida y poder de consumo de forma autóctona e independiente. En el 2012, coincidiendo con el 100 Aniversario del Gran Líder Kim Il Sung, mostraremos varios de estos avances.

* Para finalizar, Alejandro, dinos qué es lo que más te gusta de Corea del Norte, qué echas más de menos y que no puedes encontrar en una sociedad capitalista como la española.

Lo que más me gusta de Corea del Norte son su gente, su entrega y sus ideales. No dedican la vida a acumular dinero o propiedades, sino a crear una sociedad, nueva y más justa. No dudan en darlo todo por la lucha, por eso me identifico totalmente con mis camaradas allí.

En España tengo mi familia, mis raíces, mi infancia y la esperanza de que algún día la gente despierte del individualismo. Que en vez de pasar el día consumiendo prensa rosa, se levante para preservar su cultura, eliminar el crimen, unir a sus ciudadanos, liberar a sus trabajadores explotados y crear una República del pueblo y para el pueblo.

Cuando llegue ese momento, bien por decisión propia de los españoles, bien por presión económica, estaré encantado de contribuir.

Fuente
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s