Pese al paro y la pobreza autóctonos, el capitalismo alemán quiere más inmigración

La baja tasa de natalidad y el envejecimiento de la población inquietan al país europeo

Alemania requiere 500 mil inmigrantes al año para garantizar crecimiento

Justo cuando Estados Unidos y algunos países de Europa intentan controlar el flujo de inmigrantes ilegales a sus fronteras, un reconocido economista alemán aseguró que su país requiere la llegada de al menos 500 mil extranjeros calificados al año, para garantizar que la nación disponga de la mano de obra necesaria que permita mantener su crecimiento económico.

Según aseveró el presidente del respetado Instituto de Estudios Económicos de Alemania (DIW), Klaus F. Zimmerman, en una entrevista con el periódico alemán Hamburger Abendblatt, hacia 2015 Alemania perderá unos 250 mil trabajadores al año debido al envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad.

Según el académico, de no haber cambios en la actual tendencia demográfica el país tendría un déficit de hasta unos tres millones de trabajadores calificados para 2015.

De acuerdo con estadísticas recientes del Banco Mundial, Alemania tiene una población estimada sobre 82 millones de personas -es el segundo país más poblado de Europa tras Rusia-, de las cuales un 20,3% tiene sobre 65 años. Esto, sumado a que la tasa de nacimientos es de 8,1 por cada mil habitantes ha provocado un severo problema demográfico.

De hecho, se espera que para este año la tasa de crecimiento de la población sea de -0,053%.

Según los cálculos de Zimmerman, este fenómeno podría provocar un fuerte descenso del Producto Interno Bruto y de la riqueza en algunas zonas del país, así como “enormes problemas financieros”, al tener que mantener el sistema de la Seguridad Social con menos trabajadores. Incluso, según el especialista, elevar la edad de jubilación de 65 a 70 años no sería suficiente para cubrir el déficit. “La inmigración debe continuar para que coincida, por una parte, con las necesidades de mano de obra a corto plazo (…). Por otro lado, necesitamos un sistema de inmigración basado en puntos, tal como se practica en Australia o Canadá, donde es importante la formación del solicitante”, aseguró el economista, aludiendo a la necesidad de una urgente transformación del sistema migratorio germano.

En la actualidad, la tasa de migración en Alemania es de 2,1 por cada mil habitantes. En 2009, un 20% de los alemanes reconoció tener algún ascendente inmigrante, la mayor cifra que se registra desde 1945. Según el último estudio de la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, un 8,8% de la población que vive en Alemania es extranjera, una de las cifras más altas de Europa. Precisamente, la llegada de un gran número de población turca -2,5 millones-, italiana, polaca, serbia y croata ha generado impacto en la población. La controversia se ha visto especialmente influida por la crisis económica que atraviesa el país y que elevó el desempleo a un 10%.

En este sentido, a fines del mes pasado, la publicación del libro Alemania se termina a sí misma, de Thilo Sarrazin -miembro del Banco Central alemán-, generó controversia. Sarrazin dijo que la alta tasa de natalidad entre la población inmigrante terminaría por reducir a los germanos a una minoría étnica.

La Tercera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s