Israel comienza a mostrar preocupación por el boicot económico palestino

 alt=

Ni el chantaje a los trabajadores palestinos, ni la falsificación de las etiquetas, ni la manipulación informativa de la que hace gala este artículo pueden ocultar la realidad: El boicot les hace daño

«El boicot es terrorismo económico», brama Avi Elkayam, un hombre de negocios israelí que dirige la asociación de empresarios de Mishor Adumim, una colonia judía en Cisjordania. Si bien reconoce el que boicot «tiene un impacto mínimo» en las empresas, está preocupado por el futuro.

Todas las organizaciones palestinas, incluida la ANP de Mahmud Abbas, impulsan el boicot a los productos israelíes procedentes de 120 colonias judías ilegales en la Cisjordania ocupada, una decisión que cuenta con el apoyo de la «calle palestina». La ANP también contempla sancionar a quienes sigan yendo a trabajar a las colonias a partir del 1 de enero, algo mucho menos popular.

Las 300 empresas de la zona industrial de Mishor Adumim dan empleo a más de 3.000 palestinos (22.000 en todas las empresas israelíes en Cisjordania).


Avi Elkayam, de 35 años, dirige una empresa de confitería que factura 200.000 euros, el 5% proveniente de los territorios palestinos. «Sabemos cómo eludir el boicot -asegura-, cambiando las etiquetas de los productos», y asegura que ninguna empresa de esa zona ha cerrado a raíz del boicot palestino.

Pero explota cuando se le menciona el agotamiento de la mano de obra palestina: «Durante veinte años hemos estado aquí juntos, palestinos e israelíes, ¿por qué se molestan en tratar de romper esa convivencia?».

Un responsable de una empresa vecina no oculta su temor. Vende productos en todo el mundo con etiquetas que muestran un origen distinto al de su planta en Cisjordania para eludir las campañas de boicot internacional. Más de 200 palestinos acuden todas las mañanas a su fábrica. «Dependemos de los palestinos para fabricar nuestros productos y ellos de nosotros para alimentar a sus familias», afirma.

El supermercado Rami Lévy, en la colonia de Gush Etzion, cerca de Belén, es frecuentado por palestinos e israelíes. Más de la mitad de sus 110 empleados son palestinos. Su propietario, Ovadia Lèvy, se muestra confiado: «Siguen comprando porque nuestros precios son atractivos y tenemos una oferta mayor». Está convencido de que las primeras víctimas del boicot serán los palestinos, porque «tienen que alimentar a sus hijos y la ANP no les da una alternativa».

Eso mismo piensa Musa Johar, un obrero palestino de 55 años de una aldea cercana, que afirma que «nadie me va a decir cómo ganarme la vida». «Nosotros no hacemos política, queremos seguir llevando dinero a casa y no es la ANP la que nos da de comer».

Por Michael Blum.

Fuente
Anuncios
Publicado en Noticias, Sionismo. Etiquetas: . 1 Comment »

Una respuesta to “Israel comienza a mostrar preocupación por el boicot económico palestino”

  1. EduNR Says:

    Qué grima me da esta mujer.
    Israel plantará un bosque de 5.000 árboles para homenajear a Pilar Rahola


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s