Nasser, Chávez y las líneas rojas

Socialistas y patriotas, en el punto de mira de Occidente

¿Porqué hay semejanza, a cierto grado, entre Hugo Chávez el venezolano y Jamal Abdul Nasser el árabe?

Es por dos razones que parecen interrelacionadas: El amor de sus pueblos (la mayoría por lo menos) a ellos y el odio del occidente (en su mayoría) a los dos.

Londres y Paris eran atentos de describir a Abdul Nasser como “El dictador del Nilo” o “El coronel” a pesar de que él contaba con un gran respaldo popular parecido a un diluvio que extendía desde la costa atlántica de Marruecos hasta las costas del Golfo Arábigo y el Mar Rojo.


Y desde la llegada de Chávez al poder, Londres y Washington no dejaban de acusarlo de “Tirano” o “autócrata” porque no podían clasificarlo de dictador por su compromiso con la democracia y su apego al sistema democrático.

Jamal Abdul Nasser fue objeto de dos devastadoras guerras en 1956 y 1967 con el fin de acabar con su gobierno nacionalista revolucionario, lo mismo está pasando con Chávez, que atentaron contra él en el golpe estadounidense de 2002, antes y después, además de varios intentos contra su propia vida.

¿Por qué el occidente odia tanto a estos dos hombres?

Las razones son muchas entre las cuales se destaca: El rechazo a la dependencia y adaptar consignas de dignidad, El rechazo al capitalismo y convocar a un socialismo humano y levantarse ante Israel y el lobby capitalista sionista mundial.

Aún parece que hay algo mucho más importante, para el occidente, que dichas razones: Es simplemente el miedo de la conversión de este tipo de líderes en un ejemplo influyente en el resto del Tercer Mundo. El hecho de que Nasser era carismático, limpio y comprometido, por la vida, con la reconstrucción de su patria y el respaldo a las clases pobres y medias, fue un fastidio pero la consagración de Nacer por parte del pueblo árabe como héroe, que lucha por su unificación, se vio de desastroso e inaceptable en lo absoluto. Por eso cuando el presidente estadounidense Eisenhower leyó en 1957(después de la guerra de Suez) un informe de la Agencia Central de Inteligencia, que indicaba que Nasser se convirtió en el líder implacable de la Nación Árabe, él escribió, con su propia mano, una carta a su canciller Dallas en la cual decía: “Este hombre se encuentra actuando no como presidente egipcio sino como un líder árabe, y eso es sumamente grave, devuélvanlo a su propio tamaño”.

Lo mismo está pasando con Chávez, Washington no lo tomó en la vista en principio a pesar de su llamado al socialismo del siglo XXI en Venezuela, pero cuándo Chávez tomó como ejemplo al héroe latinoamericano Simón Bolívar, que luchaba por la unificación del continente, la administración Bush se movilizó para derrocarlo en la manera que sea.

¿Sería que lo antes escrito significa que Chávez enfrentará un destino parecido al de Nasser en 1967?

La nueva administración Obama contesta con un No e intentará dialogar directamente con él con la esperanza de contenerlo. Eso es bueno pero cuidado porque Obama negociará con Chávez la canalización de sus anhelos y cuadrar su proyecto solo dentro de Venezuela y olvidar los proyectos unificadores latinoamericanos y en caso de una negativa de Chávez, sería el comienzo de la conversión de aquel presidente simpático demócrata a un lobo republicano feroz. Este es una de las cosas que nos ha enseñado la experiencia de Nasser con el occidente.

Por Saad Mehio

Fuente
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s