Los mayores piratas no vienen de Somalia

La interiorización del concepto corsario

El caso del atunero “Alakrana” ha colocado en primera línea de actualidad la situación de una zona del martirizado continente africano, como es Somalia, que se ha convertido en tierra de nadie, dónde las redes mafiosas gestionan la “desaparición” de todo tipo de residuos procedentes del norte, incluidos los nucleares, y donde se saquean sin control los recursos naturales de sus mares, por parte de las grandes empresas pesqueras de occidente. Una vez que acabe el secuestro de los tripulantes del mencionado barco, que deseo que sea pronto, de manera justa y sin daños personales, tiempo habrá para extendernos sobre lo que allí realmente está pasando. Una realidad que, una vez más, en occidente se “vende” al público como una truculenta película de piratas.


Pero, si os parece, hablemos de piratas, de los de verdad. Porque no hace falta ir tan lejos, para encontrarlos. Aquí, por ejemplo, los banqueros que provocan el colapso crediticio, estos a los que el Gobierno ha puesto a disposición una auténtica montaña de dinero público, para que no les afecte la crisis que ellos mismos han provocado. En “agradecimiento” por este inmenso regalo, la banca española mantiene cerrado el grifo del crédito, sin nadie que le rechiste, precipitando la caída de un sinnúmero de empresas pequeñas y medianas, trabajadores autónomos y economías familiares. Mientras el paro ronda los cuatro millones de personas (oficialmente 3.808.353, en el conjunto del Estado, de los cuales 81.683 son de las Baleares, datos a 3/11/09), mientras ya hay más de 1.100.000 familias que no tienen ningún ingreso regular, mientras no para de crecer la economía sumergida y la exclusión social, los beneficios de los cinco grandes bancos (Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y Banco Popular), durante el primer semestre de 2009, han llegado a los 9.311 millones de euros. Un suculento botín.

También tenemos que hablar de otras grandes empresas españolas que, en tiempos de crisis para la mayoría de trabajadores, no tienen ningún problema para continuar siendo muy rentables, eso sí, a costa de despidos masivos: Airbus, Seat, Mercedes Benz, Telefónica Móviles, Marina d’Or, Nissan, Spanair, Ford, Roca, Sidenor, Pficer, Citroën, Ryanair, Delphy, Arcelor, Ono, Orange, Zeta, Prometheus y un largo etc… En 2008 se hicieron 6.227 Expedientes de Regulación de Empleo (ERE’s), un 64,1% más que en 2007. Por cierto, el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ése que cambia de principios como Groucho Marx, yendo de las soflamas ultra-liberales a las demandas de intervención del Estado, según convenga, hace tres o cuatro meses que tiene a los trabajadores de una de sus empresas, AIR COMET, sin cobrar sus salarios. Debe de ser su manera particular de aplicar las recetas de austeridad, que tanto recomienda para los demás. Los trabajadores de AIR COMET se han puesto en huelga indefinida, ante las obligaciones incumplidas de Díaz Ferrán. Si este personaje está a la cabeza de la gran organización patronal, imaginaos cómo serán las tripas de la CEOE.

También tenemos un amplio catálogo de piratas de agua salada. Por ejemplo, recordemos que, desde el pasado 27 de julio, los tripulantes del barco “Mercedes del Mar”, de la naviera ISCOMAR, mantienen una huelga en Valencia, con el buque parado, porque no cobran sus salarios, entre otros motivos. Hay otros dos buques de ISCOMAR inmovilizados, por impagos, en el puerto de Barcelona y en la Bahía de Palma. El hundimiento del “Don Pedro” frente al puerto de Ibiza, en julio de 2007, está todavía por aclarar. El Expediente de Regulación de Empleo, que le regaló a ISCOMAR el Gobierno de Jaime Matas en 2006, cuatro días antes de publicar un 70% de beneficios, y que dejó en la calle 18 trabajadores, todavía está en los Juzgados. La empresa de la familia Seguí tiene una larga tradición de líos financieros. Cada barco de ISCOMAR supone un agujero económico, y la bola de nieve no ha dejado de crecer, con la colaboración, cómplice, de algunas entidades financieras, y patente de impunidad (¿de corso?) por parte de las presuntas “autoridades”.

No hay que ir a buscarlos al Cuerno de África. Los piratas conviven con nosotros.

Por Pep Juárez

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s