Polonia, otra vez: 12 mineros muertos

Víctimas del capitalismo

Boguslaw Zietek, presidente del sindicato libre ‘Sierpien ‘80’ – Agosto del 80 – publica hoy un artículo en la prensa polaca – Kurier Zwiazkowy – en el cuál se plantea la siguiente cuestión: ¿cómo matar a un capitalismo salvaje?.

Hoy, la pregunta es más pertinente que nunca. Hace unos días, una fuga de metano terminó con la vida de 12 mineros en el sur del país. Edyta Tomaszewska, portavoz del órgano estatal encargado de la supervisión de la actividad de las minas ha dado más datos: la explosión se ha producido a 1050 metros de profundidad, en la ciudad de Ruda Slaska. Algunos mineros murieron al instante, otros posteriormente, a causa de las quemaduras. La televisión polaca TVN24 reportó que otros 38 mineros se encontraban cerca del lugar de la explosión, de los cuales 15 también están seriamente heridos.


Esta tragedia en las minas polacas es la última de una larga lista de catástrofes. El año pasado 5 mineros murieron en el pueblo de Jastrzebe Zdroj debido a una explosión de metano, en el 2006, 26 mineros murieron en Halemba.

El Viceprimer Ministro polaco, Waldemar Pawlak, presidente del Partido del Pueblo Polaco , en una entrevista a The Times, ha asegurado que ‘con todo lo que tiene de grave este asunto, hay algunos que no han cumplido con sus obligaciones y han creado una falsa alarma (sobre la seguridad de las minas)’. Obviamente, no se refería a la dirección de la mina de Ruda Slaska. Culpar a los propios trabajadores de su muerte, mientras las familias aún velan sus cadáveres, puede llegar a causar mucha rabia. Stephen Kasinski, de Sierpien ’80 ha declarado que “la seguridad y la vida de los mineros es lo más valioso que tenemos, por lo tanto, las normas de seguridad deben ser respetadas. No podemos aceptar que cada 3 años haya una tragedia como esta. ¡Basta ya!, los administradores tienen que ser conscientes de que el problema va a más cada día”.

En estos últimos días, más datos han salido a la luz, contradiciendo las observaciones del Viceprimer Ministro: todo apunta a que la tragedia se debe al descuido en las normas de seguridad por parte de la dirección, así como a la falsificación de las lecturas de la concentración de metano que permitiera a los trabajadores seguir en faena y evitar las incómodas ‘revisiones estatales’, así como tener que abandonar la explotación de dicha zona de la excavación.

Zietek, en su carta, denuncia la universalidad de dichas prácticas, que arriesgan la vida de los trabajadores en busca de aumentar la producción y recuerda que la tragedia de Halemba sigue hoy presente. Se ha vuelto a repetir: ‘Ha pasado antes y no hubo respuesta; las delegaciones de los sindicatos en Katowice mostraron con rotundidad la falsificación y manipulación de los sensores que miden las concentraciones de metano (en la mina de Szczyglowice). Hubo pruebas de personas, testigos, la confirmación de los empleados interrogados, grabaciones, pruebas de la represión contra trabajadores por parte de la dirección, para que cambiaran su testimonio (…), después de dos años, nada. El caso está atascado. Las personas que trabajaban en ello fueron trasladadas. La cinta está ‘siendo analizada’ por expertos. Dos años’.

Zietek continúa, ‘la minería está controlada por la mafia y sus posiciones se ven legitimadas por la autoridad del estado. No sólo incluye a las empresas del carbón, sino a los organismos de auditoría, a los entes estatales y al sistema judicial. Su poder no se manifiesta sólo en los accidentes de la minería y la represión contra los trabajadores, sino en la impunidad de todos los crímenes cometidos por la industria’. ‘Cuando ocurrió la tragedia de Halemba, fuimos los únicos que dijimos que la explotación mata. Hoy en día, incluso las personas con poca simpatía por los mineros habla de explotación, de un capitalismo salvaje y primitivo, de sentencias de muerte y asesinatos. Pagan los mineros, incluso con su vida.’. ‘Después de un par de semanas de silencio al respecto, nos encontramos con que, como de costumbre, ni los políticos ni la dirección de la mina son ‘culpables de nada’. Los políticos, que después de pasearán por las minas de Silesia en busca de apoyos electorales, deberían garantizar la seguridad de los mineros . Porque puede que después de la próxima tragedia, algunas personas, presas de la desesperación, estén dispuestas a hacer justicia por sí mismas.’

Una vez más pagan los trabajadores, incluso con su vida.

Por Daniel Alcalde Güelfo

Fuente
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s